caret-sm-white star-half circle-drag icon-checkmark-nocircle icon-envelope Left Arrow Scroll down Scroll down close Expand Scroll down quote-marks squiggle Play Pause long squiggle squiggle 1 close filter-icon Info Compare Compare Selected Information
Historias de corredores

Trail running frente a correr en carretera: ¿Qué prefieres?

Un corredor salta sobre un terreno rocoso practicando trail running.
Flecha hacia abajo
Flecha hacia abajo

Trail running frente a correr en carretera. Es todo igual, ¿no te parece? Al correr por carretera o en montaña pones un pie delante del otro para perseguir esos kilómetros. ¡No tan rápido! Si bien hay muchas similitudes, también hay muchas diferencias y cosas a tener en cuenta entre ambas posibilidades.

El terreno

Correr por carretera es más común que el trail running por razones obvias. Puedes ponerte las zapatillas y lanzarte a dar la vuelta a la manzana desde el mismo portal (a menos que seas uno de los pocos afortunados que tienen acceso a la montaña desde casa). La mayoría de nosotros estamos familiarizados con nuestro vecindario y nos sentimos cómodos corriendo por esas rutas. Para la mayoría, el trail running significa darse un paseo en coche o en bicicleta para llegar al inicio del sendero.

Cuando corres por carretera, puedes desconectar fácilmente o centrarte en un podcast sin preocuparte mucho por perder pie o tropezar. Correr por la mayoría de los senderos es más exigente y requiere concentración para evitar tropezar con raíces, rocas y escombros.

Las vistas

No tenemos nada en contra de las carreteras o el asfalto de la ciudad, pero no hay nada comparable con algunas de las impresionantes vistas que se obtienen al ir a correr por la naturaleza. Hay belleza en los senderos.

El ritmo

El ritmo puede ser el mayor problema, en mi opinión, para un correcaminos primerizo por las montañas. Al correr por carretera, puedes marcar un ritmo y mantenerlo. Sin embargo, cuando corres por senderos puede que tu ritmo sea muy rápido mientras bajas una suave y serpenteante colina y luego pasarte cuatro minutos más lento cuando vas doblado y forzando las rodillas para subir la parte trasera de la colina o montaña. Por no mencionar que es muy posible que tu ritmo sea más lento, ya que vas evitando con precaución las raíces y las piedras.

Además, en carretera, puedes abrir la zancada y alcanzar un ritmo. En senderos es probable que des pasos más cortos, más intencionados.

La equipación

Por último, deberás tener en cuenta tus zapatillas. Las zapatillas para correr en carretera a menudo tienen una suela lisa y una mediasuela con amortiguación/apoyo para mantenerte cómodo y sano por las carreteras. Las zapatillas para trail running ofrecen más tracción y protección en los senderos, ya que notarás el material de la suela más adhesivo y pegajoso, que estará más estructurada para proteger tus pies de cualquier raíz o roca irregular.

El trail running ciertamente se ha popularizado en la última década, con más y más personas que buscan conectar con la naturaleza. Sin embargo, correr en carretera resiste el paso del tiempo y es una buena forma de salir de casa y recorrer el vecindario. Te animo a que pruebes y descubras lo que es mejor para ti.

Nuestro consejo como escritores responde únicamente a fines didácticos generales e informativos. Nuestra recomendación siempre es que consultes a tu médico o especialista en salud antes de introducir modificaciones en tus entrenamientos, tu nutrición o tus rutinas de ejercicio físico.

Etiquetas
Escrito por
Tim Kelly

Entrenador y corredor de maratones

Tim corriendo

Un oriundo de Ohio que adora viajar, la jardinería y ayudar a la gente a hacer más con su carrera de lo que creían posible. Más de 8 años como entrenador. 12 años como corredor y ciclista.