caret-black caret-sm-black caret-sm-white checklist arrow-circle thumb_icon icon-questions bra-icon star star-half review-icon grid-view-icon list-view-icon circle-drag ] icon-checkmark-nocircle icon-envelope Left Arrow Right Arrow Scroll down Scroll down close Expand Scroll down french-quote quote-marks squiggle german-quote Play Pause long squiggle squiggle 1 close filter-icon Info Compare Compare Selected Information
Historias de corredores

Trail running en Patagonia

Dos senderistas en una montaña rocosa

Andy Cochrane, aventurero profesional y ávido corredor de trail, comparte sus palabras y fotos de un reciente viaje de siete días y 120 kilómetros por los mejores senderos de Sudamérica.

Trail en Patagonia

Parque Nacional Torres del Paine en la región de Patagonia de Chile

Aquellos que me conocen bien —o incluso los que solo me siguen en Instagram— saben que no me gusta estar sentado sin hacer nada. No sé de dónde me viene eso, pero empezó siendo muy joven. Tengo suerte de tener mucha experiencia haciendo este tipo de cosas.

Muchos de mis días favoritos son largas caminatas en la montaña o grandes viajes para explorar países a pie. Tengo suerte de tener un estilo de vida que me lo permite y una trayectoria profesional que realmente lo hace posible.

Llevaba años, posiblemente décadas, con la idea de ir a Patagonia, una región en el extremo sur de Sudamérica. Era uno de los pocos destinos al aire libre que me faltaba por ver en persona. Pero no quería recorrer las Torres del Paine con una mochila pesada y engorrosa. No, quería experimentarlo corriendo por sus senderos escarpados y llenos de raíces, porque me parece que correr es más divertido y puedes ver mucho más en menos tiempo. La O-trek puede ser famosa, pero esta ruta rara vez se hace corriendo. Esa es toda la inspiración que necesitaba para lanzarme. Planeamos una excursión de cinco días y 136 kilómetros que rodeaba el parque. Para corredores de trail de largas distancias, esto significa días enteros, pero no excesivamente duros.


Corredores comenzando en un sendero

Corriendo la O-Trek, Torres del Paine, Patagonia

Recuerdo los primeros pasos con mucha claridad. Literalmente estaba botando de emoción. Antes del viaje intenté moderar mis expectativas, pero cuando vi los picos de Torres, me vine arriba. Siendo sincero, volver cinco días después fue un bajón. Durante todo el último día, el clima fue genial y el sendero de trail fue fluido, por lo que terminamos alrededor del almuerzo. Habíamos estado esperando un último desafío —algo difícil de superar— pero nunca llegó. Durante casi toda la tarde me senté a escribir mi diario. Llevaba planificando esta carrera varios años (gracias, COVID) y de repente había terminado. No me di cuenta hasta la cena.

La logística de nuestra carrera fue terriblemente compleja. La clave principal —y una sugerencia que daría a otras personas— es gastarse el dinero en quedarse en cabañas cada noche. Reservar una cabaña te permite no tener que llevar la mochila cargada al máximo y también te da la oportunidad de conocer a algunos lugareños y disfrutar de algunas comidas realmente buenas (aunque sencillas) con nuevos amigos. Estas fueron algunas de las partes más agradables del viaje para nosotros. A menudo nos levantábamos temprano y nos tomábamos nuestro tiempo disfrutando del café y desayunando antes de preparar las mochilas y salir a pasar el día.

This is a carousel. Use next and Previous buttons to navigate.

Runners next to a mountain lake

Como en la mayoría de las aventuras en el campo, los desafíos iban y venían. La mitad de los días no paraba de llover, estuvimos con rozaduras y dolores de espalda, tuvimos problemas para dormir y sufrimos una mala caída, con subidas escarpadas y viento fuerte, y una noche la pasamos buscando comida por un error de comunicación al hacer nuestra reserva (no os preocupéis, encontramos fideos instantáneos). Sin embargo, en general, el viaje fue tranquilo. La Patagonia es un entorno notoriamente desafiante, algunos dicen que hay cuatro estaciones cada día, así que nos sentimos bastante afortunados con las condiciones que tuvimos.

Sin algunos desafíos, ya sea durante las carreras de larga distancia o en el día a día, no siento que esté aprendiendo tanto. Cuando te enfrentas a los retos con curiosidad y ganas de experimentar, a menudo ves que eres capaz de mucho más de lo que crees. Nuestra carrera fue un ejemplo perfecto de esta actitud. Hicimos todo lo posible por planificar los detalles y llevar la equipación adecuada, pero, en última instancia, siempre hay algo que sale mal. Esos momentos “oh, mierda” definen quién eres como ser humano. Ahí es cuando me siento realmente vivo.

Senderista atándose las zapatillas

Trucos de trail y consejos sobre equipación

Tengo la suerte de tener mucha experiencia en este tipo de cosas. Crecí con dos padres guardabosques. Aprendí a remar en kayak al mismo tiempo que aprendí a caminar, y empecé a hacer excursiones de una semana en primaria. Para cuando me gradué en la universidad, ya había pasado más de dos décadas de mi vida durmiendo en una tienda, a menudo en sitios perdidos. Llegados a este punto de mi vida, es casi mi segunda naturaleza.

He aprendido muchos pequeños trucos sobre cómo mantenerme caliente, feliz, cómodo y preparado cuando las cosas se complican. Una de las primeras reglas de cualquier tipo de viaje de travesía es cuidarse los pies. A diferencia de casi cualquier otra parte del cuerpo, si tienes un problema con un pie o un tobillo, es probable que tengan que evacuarte. Para algo como esto, eso significa que hay que probar rigurosamente las zapatillas de antemano. Asegúrate de llevar calcetines de lana porque aguantan bien el agua y el frío, dale a tus pies baños de hielo periódicos en los ríos de montaña y ponte cintas elásticas de kinesiología o vendas cuando sea necesario para protegerte de distensiones y de la tendinitis. Hasta la fecha nunca he perdido una uña del pie y espero poder seguir diciéndolo hasta el día que me muera. Para este proyecto he llevado las Brooks Cascadia 15, unas zapatillas robustas con muchísima amortiguación y suficiente tracción, lo que hace que sean ideales para la Patagonia.

Senderistas caminando por rocas

Parque Nacional Torres del Paine en la región de Patagonia de Chile

La equipación adecuada es esencial para cualquier aventura en el exterior. Para mi viaje a la Patagonia utilicé una mochila rápida de 40 litros, pero probablemente también podría haber utilizado algo más pequeño. Dentro metí capas de repuesto, algo de comer, un botiquín de primeros auxilios, un saco de dormir y algunos aparatos electrónicos. La clave para nosotros era llevar ropa que fuera fácil de ponerse rápidamente en capas para los cambios de tiempo, así que queríamos cambiar fácilmente entre un chubasquero GORE-TEX, un cortavientos, algo amplio o una capa intermedia, dependiendo de las condiciones y de lo rápido que nos estuviéramos moviendo. Pasé la mayor parte de los días con una cazadora Canopy y unos pantalones Switch Hybrid, porque ambos son transpirables, pero también pueden bloquear un poco el viento y la lluvia ligera. Y, por supuesto, es importante llevar solo equipación que sea transpirable, que se seque rápido y que se mantenga caliente cuando se moje, y dejar las capas de algodón en casa.

Dos personas sentadas en una montaña disfrutando de las vistas

¿Y ahora qué?

Después de una semana en casa, editando fotos y escribiendo sobre la experiencia, ya tengo ganas de volver No hay muchos lugares que me llamen como lo hizo la Patagonia, y aún menos que quiera visitar más de una vez (la novedad está muy arriba en mi lista de prioridades), pero este lugar, este parque, es definitivamente uno de ellos. Por ahora estoy preparándome poco a poco para correr mientras termino la temporada de esquí. Pasaré un mes en Europa esta primavera, antes de guardar finalmente los esquís y aumentar el kilometraje para la temporada alpina de verano.

Andy Cochrane bebiendo café

Biografía

Andy es escritor, fotógrafo y productor independiente que vive en Jackson, Wyoming (EE. UU.), con su perra, Bea. Es un ávido corredor de trail, pero rara vez corre, sino que dedica su tiempo y esfuerzo a intentar inventar aventuras novedosas a pie, la mayoría de las veces perdiéndose en las grandes montañas y pasando el resto del día intentando encontrar la salida.

¿Tienes curiosidad por saber más? Sigue su viaje @andrewfitts o visita su sitio web para obtener más información.