caret-sm-white star-half circle-drag icon-checkmark-nocircle icon-envelope Left Arrow Scroll down Scroll down close Expand Scroll down quote-marks squiggle Play Pause long squiggle squiggle 1 close filter-icon Info Compare Compare Selected Information
Cómo

Cómo superponer capas para correr en invierno

Dos corredores con varias capas de ropa preparados para correr en invierno.
Flecha hacia abajo
Flecha hacia abajo

Correr en invierno no tiene por qué ser una pesadilla. Te lo prometo. En este artículo te contamos cómo mantenerte caliente (sin pasarse), seco, cómodo y seguro en los días fríos y ventosos.

No te abrigues demasiado

Un viejo proverbio escandinavo dice que no hay mal tiempo, solo malas elecciones de ropa. Sorprendentemente, en invierno la mayoría de la gente se pasa abrigándose. Cuando salgas a correr, lo que más podrías lamentar es haber pensado que prefieres tener demasiado calor más que demasiado frío. Por regla general, deberías vestirse como si hubiera 15-20 grados más de lo que marca el termómetro. Tu cuerpo se calentará cuando comiences a moverte.

Mantenerte seco es tan importante como mantenerte caliente. Si vas demasiado abrigado, es probable que sudes más de la cuenta. Cuando estás fuera más de 20 minutos, esto puede generar incomodidad y hacer que tengas aún más frío. Entonces, ¿cómo encontramos el equilibrio?

Capas de arriba a abajo

Para correr cómodamente en invierno necesitas llevar las capas adecuadas. Elegir los materiales apropiados y ponértelos en el orden correcto (solo los superhéroes llevan la ropa interior por fuera) te ayudará a lograr las condiciones ideales de calor, comodidad y sequedad para que disfrutes aunque haga frío.

  • Capa base: llevar una capa base te permite alejar la humedad de tu cuerpo. Debe ser ligera y capaz de absorber la humedad. Aunque la típica lana es una buena opción, muchos corredores optan por tejidos sintéticos de secado rápido.
  • Capa intermedia: esta capa atrapa el calor corporal y crea una barrera de aire para mantenerte caliente. Las capas intermedias suelen estar hechas de plumón, plumón sintético o lana merino.
  • Capa exterior: la capa exterior debe ser al menos resistente al agua, pero preferiblemente impermeable. El propósito de un caparazón impermeable es evitar que la nieve, el aguanieve o la niebla te empapen. También sirve como barrera para evitar que el viento gélido penetre a través de las capas internas.

¿Quieres saber qué ponerte en la parte de abajo? Las mallas forradas de tejido polar te ayudarán a mantener las piernas calientes. Son más recomendables que los pantalones, ya que es menos probable que causen fricción o rozaduras. Otro consejo simple, pero efectivo, es meter la capa base en las mallas para reducir las corrientes de aire y disfrutar de mayor calidez.

Dos corredores con varias capas de ropa preparados para correr en invierno.

Elegir la ropa adecuada para correr en invierno no tiene por qué ser complicado. Sigue leyendo para conocer algunos sencillos consejos que te ayudarán a mantenerte abrigado, seco y seguro.

De la cabeza a los dedos de los pies

¡Mantén tus extremidades calientes! Tu cuerpo está diseñado para mantener calientes tus órganos importantes, así que cuando hace frío envía más sangre al núcleo que a las manos y los pies. Combate el frío con algunos accesorios clave:

  • Guantes o manoplas: Cuando corres, tus manos suelen estar más expuestas al frío. Unos guantes forrados en tejido polar con una capa exterior impermeable ayudarán a evitar que tus dedos se congelen. Si hace mucho frío o tus manos son propensas a enfriarse y agrietarse, considera usar manoplas—, ya que el espacio adicional permite que el calor se extienda entre tus dedos.
  • Calcetines calientes: Recomendamos correr con calcetines de lana merino, que ayudan a conservar el calor de maravilla. Este material tampoco absorbe fácilmente la humedad, lo que ayuda a que tus pies se mantengan secos. Otro punto a favor de la lana es su capacidad para combatir los malos olores.
  • Protección para las orejas: Plantéate utilizar unas orejeras o un gorro para mantener tus orejas calientes. Los gorros también ayudan a conservar más calor corporal en general.

Por último, pero no menos importante, además de la protección contra el frío es importante que tengas en cuenta la seguridad. En invierno el sol se pone más temprano y hay menos horas de luz. Lo más probable es que salgas a correr en la oscuridad. Al elegir tu equipación para correr en invierno, apuesta por opciones con bandas reflectantes. De hecho, es recomendable que utilices una linterna frontal o una luz parpadeante en tu cuerpo para que puedas ver y ser visto.

Ponerse varias capas puede parecer excesivo cuando estás dentro de casa tomándote una taza de chocolate caliente, pero cuando sales a correr en un día fresco y nevado te permitirá seguir disfrutando del placer de correr. Prioriza la seguridad y no renuncies a correr durante el invierno.

Nuestro consejo como escritores responde únicamente a fines didácticos generales e informativos. Nuestra recomendación siempre es que consultes a tu médico o especialista en salud antes de introducir modificaciones en tus entrenamientos, tu nutrición o tus rutinas de ejercicio físico.

Etiquetas
Escrito por
Tim Kelly

Entrenador y corredor de maratones

Tim corriendo

Un oriundo de Ohio que adora viajar, la jardinería y ayudar a la gente a hacer más con su carrera de lo que creían posible. Más de 8 años como entrenador. 12 años como corredor y ciclista.