caret-sm-white star-half circle-drag icon-checkmark-nocircle icon-envelope Left Arrow Scroll down Scroll down close Expand Scroll down quote-marks squiggle Play Pause long squiggle squiggle 1 close filter-icon Info Compare Compare Selected Information
Historias de corredores

La importancia de la hidratación para los corredores

Dos corredores charlando en una pista
Flecha hacia abajo
Flecha hacia abajo

¿Corres con una botella de agua o corres sin ella? No importa el tipo de corredor que seas o si eres un poco de ambos, siempre es importante conocer la trascendencia de la hidratación. Aprende a asegurarte de que tu cuerpo tiene el combustible líquido que necesita para seguir moviéndose.

Tu cuerpo funciona con agua

Intentar correr mientras sufres una grave deshidratación puede ser como correr por arenas movedizas. No es una sensación agradable (por no decir que es contraproducente). La falta de hidratación puede suponer un ritmo de carrera más lento, pero lo más importante es que puede ser peligroso para tu salud. Sin embargo, en lugar de permitirte llegar a ese punto, es hora de averiguar exactamente cuáles son las necesidades de tu cuerpo cuando se trata de H2O.

Para empezar, ¿qué se considera realmente deshidratación? La Clínica Mayo explica que la deshidratación se produce cuando el cuerpo ha perdido más agua de la que ha tomado. Teniendo en cuenta que el agua representa entre el 50 y el 70 % del peso corporal, esto puede ser perjudicial. No solo se pierde agua al sudar y orinar, sino que también se pierden electrolitos, lo que puede provocar calambres musculares y daños en los tejidos. Sin agua, tu cuerpo no puede deshacerse correctamente de los residuos.

Cuidado con la deshidratación

Es fácil deshidratarse en los meses más calurosos, pero tampoco se puede ignorar la importancia de la hidratación en invierno. Como es difícil sentir demasiada sed con el frío, es posible que no pensemos en beber todo lo que deberíamos antes de correr.

Algunos de los primeros signos de deshidratación son la sequedad de boca y la sed, seguidos de mareos, fatiga y orina de color oscuro. Sin embargo, aunque solo sientas un poco de sed al empezar a correr, sorpresa: ya estás deshidratado.

Y es que la hidratación empieza antes de salir a la carretera. Beber suficiente agua debería ser un hábito saludable diario y no solo una forma de prepararse antes de una carrera o de un entrenamiento largo. Una buena medida para una persona que no sea deportista, como indica la Clínica Mayo, es unos 15,5 vasos de líquido al día para los hombres y unos 11,5 vasos de líquido al día para las mujeres. A partir de ahí, escucha a tu sed. En verano, esto puede suponer 350 ml adicionales por cada media hora de actividad.

Un corredor se sienta a beber agua después de correr.

Ten en cuenta que intentar beber toda el agua justo antes de correr puede tener efectos adversos, al igual que correr con sed. Aunque la sobrehidratación no es algo frecuente, puede ocurrir. Si tienes la sensación de que no consigues refrescarte o saciar tu sed, es posible que bebas demasiada agua y diluyas tus electrolitos. Esto puede provocar un problema llamado hiponatremia, en la que tus niveles de sodio descienden peligrosamente. Los síntomas son similares a los de la deshidratación: mareos, náuseas y calambres musculares.

Toma algunos electrolitos sabrosos

Si te cuesta beber suficiente agua, o incluso si te preocupa la sobrehidratación, considera la posibilidad de añadir electrolitos al agua que bebes en forma de polvos energéticos bajos en azúcar o zumos. O bien, considera la posibilidad de comer frutas ricas en electrolitos y agua. Por ejemplo, la sandía es casi totalmente agua, al igual que las fresas y los pomelos.

Es importante dar prioridad a la ingesta de agua y electrolitos, tanto si quieres batir un tiempo en la maratón como si solo quieres salir a correr por el asfalto durante media hora. Fijarse un objetivo de ingesta diaria para la hidratación cotidiana es un buen punto de partida.

Nuestro consejo como escritores responde únicamente a fines didácticos generales e informativos. Nuestra recomendación siempre es que consultes a tu médico o especialista en salud antes de introducir modificaciones en tus entrenamientos, tu nutrición o tus rutinas de ejercicio físico.

Etiquetas
Escrito por
Tonya Russell
Tonya Russell con las manos en las caderas

Soy periodista, en forma y una viajera empedernida, y a menudo combino las tres cosas. Si no estoy entrenando para una maratón, probablemente estoy haciendo senderismo con mis perros o montando a caballo (estilo inglés). Soy del sur de Nueva Jersey, lo que significa que soy fan de los Eagles, no de los Giants.