caret-black caret-sm-black caret-sm-white checklist arrow-circle thumb_icon icon-questions bra-icon star star-half review-icon grid-view-icon list-view-icon circle-drag ] icon-checkmark-nocircle icon-envelope Left Arrow Scroll down Scroll down close Expand Scroll down french-quote quote-marks squiggle german-quote Play Pause long squiggle squiggle 1 close filter-icon Info Compare Compare Selected Information
Ejercicios para correr

Correr al aire libre: Guía de la equipación que realmente necesitas

Dos corredores disfrutando de salir a correr en un día soleado por un camino de tierra.
Flecha hacia abajo
Flecha hacia abajo

Tras los largos meses de invierno, empieza a hacer calor y podemos volver a correr al aire libre. Este esperado cambio de temperatura puede que también haga que cambies tu equipación. Entonces, ¿cómo podemos seleccionar la equipación adecuada para prepararnos correctamente para correr al aire libre durante los meses más cálidos?

Calzado

Para los corredores, las zapatillas son una pieza increíblemente importante de su equipación. Debes tener en consideración un montón de factores a la hora de elegir tus zapatillas para correr ideales, y uno de ellos es el clima de tu zona. Durante el invierno, probablemente preferías zapatillas cálidas, impermeables, que seguramente fuesen un poco pesadas. Puedes dejarlas descansar unos meses.

La primavera y el verano requieren zapatillas más ligeras, frescas y transpirables. Características como las rejillas de ventilación te ayudarán a mantener los pies frescos y evitar el sobrecalentamiento. También debes ser consciente del ajuste, ya que el calor puede aumentar el riesgo de irritación de la piel y producir ampollas. Una zapatilla con el ajuste adecuado, sin embargo, evitará este problema.

También existe la posibilidad de que te hayas pasado los últimos meses refugiado en tu cinta de caminar. Si ese es el caso, cosas como la impermeabilización y el aislamiento no serán un problema. Correr en una cinta, sin embargo, generalmente significa que la longitud de la zancada y la colocación del pie será diferente a cuando sales a correr fuera. Correr al aire libre también implicará un mayor impacto en tus articulaciones, lo que significa que probablemente necesitarás más amortiguación en tus zapatillas de verano de la que has estado utilizando en la cinta de correr.

Pero unas buenas zapatillas son solo una parte de la ecuación del calzado. Aunque tendemos a pasarlos por alto, los calcetines también son importantes. Cuando corras al aire libre con calor, asegúrate de que tus calcetines estén ajustados y sean cómodos para evitar la irritación de la piel. Opta por tejidos que absorban la humedad con rejillas de ventilación alrededor de los puentes para combatir aún más el calor y mantener los pies frescos.

Dos corredores corriendo al aire libre en verano

Ropa

Cuando sea el momento de empezar a correr fuera, probablemente notarás un cambio importante en tu ropa. Durante los meses más fríos, probablemente llevabas todo tipo de capas para mantenerte caliente. Ahora, sin embargo, querrás contar con ropa que sea absorbente y te mantenga fresco. También debes evitar los colores oscuros que pueden atraer el calor y buscar tejidos que ofrezcan protección UV para resguardar la piel del sol.

Si bien hay un montón de tejidos de secado rápido para elegir para salir a correr, evita el algodón. A toda costa. Este tejido tan común absorbe la humedad y el calor, algo muy desagradable cuando hace calor. La lana, por el contrario, es un tejido de refrigeración muy eficaz y podría ser una opción más viable. Sea cual sea la tela, busca ropa con el menor número de costuras posible para limitar cualquier roce e irritación de la piel.

También puede que quieras ir bien preparado con una chaqueta ligera, transpirable e impermeable. Esto no es para el calor, sino que te protegerá de las posibles lluvias de verano que te puedas encontrar.

Dos corredores con una gorra puesta

Accesorios

Aunque lo anterior cubre los conceptos básicos de la equipación para correr al aire libre, hay algunas otras cosas que podrían serte útiles. Una vez más, lo que precisamos de la equipación para un clima cálido es gestionar nuestra temperatura interna, mantenernos hidratados y proteger la piel del daño solar.

Ese calor y la luz del sol que todos estamos tan ansiosos por disfrutar hacen que la hidratación sea aún más importante de lo que ya era. Por lo tanto, si bien es posible que hayas descuidado esta necesidad básica durante el invierno, ahora tendrás que empezar a llevar agua contigo. Cuando salgas a correr podrás mantenerte hidratado de diversas maneras, desde bidones de running hasta cinturones de hidratación. La cantidad de agua que tienes que llevar, o si necesitarás suplementar o no ese agua con electrolitos, dependerá de la duración y la intensidad de tus salidas a correr. Ese calor y ese sol añadidos que estamos todos tan impacientes por gozar hacen que la hidratación sea aún más importante de lo que ya era. Por lo tanto, si bien es posible que hayas descuidado esta necesidad básica durante el invierno, ahora tendrás que empezar a llevar agua contigo. Cuando salgas a correr podrás mantenerte hidratado de diversas maneras, desde bidones de running hasta cinturones de hidratación. La cantidad de agua que tienes que llevar, o si necesitarás suplementar o no ese agua con electrolitos, dependerá de la duración y la intensidad de tus salidas a correr.

Finalmente, llegamos a las prendas para la cabeza. Las gorras y las gafas de sol, cuando se eligen cuidadosamente, pueden proporcionar una amplia protección contra el sol. En cuanto a las gorras, lo verdaderamente importante es la visera y su capacidad para darnos sombra. También podría servir una simple visera, sin la parte que cubre la cabeza. Si te vas a poner una gorra, asegúrate de que se ajusta correctamente y cuenta con tanta ventilación como sea posible.

Del mismo modo, las gafas de sol existen para proteger los ojos de la radiación solar. Con eso en mente, es importante que tus gafas de sol estén diseñadas para bloquear la radiación UV. Busca la información sobre la protección UV o SPF en la etiqueta para estar seguro. Si quieres estar más seguro todavía, puedes llevar tus gafas de sol a una óptica para que hagan una sofisticada prueba con un fotómetro.

Correr al aire libre es una actividad divertida, especialmente después de los largos meses de frío invernal. Al seleccionar tu equipación para mantenerte fresco y protegido de la radiación UV, puedes disfrutar con seguridad de los próximos meses saliendo a correr al aire libre.

Nuestro consejo como escritores responde únicamente a fines didácticos generales e informativos. Nuestra recomendación siempre es que consultes a tu médico o especialista en salud antes de introducir modificaciones en tus entrenamientos, tu nutrición o tus rutinas de ejercicio físico.

Etiquetas
Escrito por
Jonathan Thompson

Friki del fitness

Jonathan con un perro en la nieve

Mi interés en el fitness comenzó de joven, principalmente como forma de supervivencia para un asmático flacucho. Después de recibir mis titulaciones como entrenador personal y nutricionista, empecé a escribir artículos de fitness. Llegados a este punto, correr es una parte de mi vida no negociable.