Icons caret-sm-white star-half circle-drag icon-checkmark-nocircle icon-envelope Left Arrow Scroll down Scroll down close Expand Scroll down quote-marks squiggle Play Play Pause Pause long squiggle squiggle 1 close filter-icon Info Information Plus Icon Minus Icon Check Icon Check Icon
Bandera de España España español Cambio
Bandera de España España español Cambio

Suministro responsable

Mujeres trabajando en el empaquetado de zapatillas Brooks

Nuestro enfoque

En Brooks sabemos que una cadena de suministro global responsable comienza por las decisiones que tomamos. Por eso establecemos asociaciones a largo plazo con fábricas que comparten nuestros objetivos de rastrear nuestra cadena de suministro, respetar los derechos humanos, promover la voz del personal de las fábricas y reducir el impacto medioambiental.

Mujer sujetando un par de zapatillas Brooks

Nuestros esfuerzos de suministro responsable se guían por tres objetivos:

Rastrear nuestra cadena de suministro

Leer más

Respetar los derechos humanos

Leer más

Reducir el impacto medioambiental

Leer más
Línea divisoria amarilla

Rastrear nuestra cadena de suministro

Nos asociamos con las fábricas para rastrear continuamente nuestros productos desde el nivel 1 hasta el nivel 4

Nuestro objetivo:

  • Hacer un seguimiento continuo de nuestra cadena de suministro de fabricación para productos de alto volumen y alto riesgo

La visibilidad de las fábricas que hacen productos, materiales y materias primas de Brooks, ninguna de las cuales poseemos ni operamos, es fundamental para garantizar que se cumplen los estándares de suministro responsable descritos en nuestro Código de conducta para proveedores. La naturaleza expansiva y compleja de las cadenas de suministro del calzado y la confección dificulta esta visibilidad. Por ello, en 2022 invertimos en una solución de software llamada TrusTrace que nos ayuda a descubrir y rastrear continuamente las fábricas a lo largo de la cadena de suministro de Brooks.

Rastrear nuestra cadena de suministro

Nuestra trazabilidad prioriza nuestros modelos de mayor volumen y estilos adicionales fabricados en países que con un alto riesgo de violaciones de los derechos humanos. Para estos modelos, los materiales clave se siguen desde las materias primas hasta el producto final. Este enfoque cubre al menos el 65 % del total de unidades de Brooks fabricadas en un año natural. Esta mayor visibilidad se utilizará para identificar y mitigar los riesgos del suministro responsable, aumentar la diligencia debida para las normas aduaneras e identificar los riesgos de la actividad.

Los proveedores son una parte integral de la estrategia de trazabilidad porque podemos identificar y verificar los datos de la cadena de suministro en cada etapa de fabricación. Nuestro programa de trazabilidad se basa en la transparencia, la confianza y la asociación, y a través de estos valores seguiremos llevando prácticas de suministro responsable a los proveedores que conocemos, y a aquellos que seguimos descubriendo.

Creemos que es importante ser transparentes sobre dónde se hacen nuestros productos. Más información sobre las fábricas de la cadena de suministro de Brooks en nuestra página Transparencia de la cadena de suministro.

Respetar los derechos humanos

Trabajar con fábricas con nuestros valores de respeto de los derechos humanos, promover condiciones de trabajo justas y seguras y promover el bienestar del personal.

Nuestro objetivo:

  • El 100 % de fábricas dentro del ámbito1 completan una evaluación anual del Marco de evaluación convergente
1 El 100 % de fábricas nivel 1, subcontratistas nivel 1, fábricas nivel 2 en países de riesgo para migrantes y 80 % de nivel 2

Políticas y estándares

Nos basamos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Declaración de los principios y derechos fundamentales de los trabajadores de la Organización Internacional del Trabajo. También coordinamos nuestras políticas y estándares con las prácticas recomendadas internacionales, incluyendo el código base de la Iniciativa de Comercio Ético, la Asociación del Trabajo Justo, la Asociación Americana de Prendas y Calzado (AAFA) y la Business Social Compliance Initiative (BSCI).

El Código de conducta de proveedores de Brooks (Código) es la base del programa de suministro responsable. Junto con la legislación local y los estándares laborales internacionales, establece los estándares para nuestra cadena de suministros de fabricación en todas las fábricas. 

Logotipo de Brooks en un círculo rodeado por ilustraciones que representan un código de conducta
El Código está organizado en torno a cinco principios:

  • Asociaciones y colaboración transparentes
  • Cumplimiento de las leyes y normativas locales y nacionales
  • Un entorno laboral seguro y saludable
  • Compensación justa
  • Fabricación sostenible 
     

Los principales temas que se abordan en el código incluyen:

  • Salud y seguridad
  • Mano de obra infantil
  • Trabajos forzosos
  • Horario laboral
  • Salarios y beneficios
  • Acoso, abuso y disciplina
  • No discriminación
  • Libertad de asociación y negociación colectiva
  • Responsabilidad medioambiental
  • Gestión de productos químicos

El Código forma parte del acuerdo de compra y debe ser firmado por los proveedores de Brooks, para garantizar una visión común, responsabilidad y transparencia.

Cumplimiento de nuestro código

Como parte de nuestro proceso de incorporación de nuevos proveedores, Brooks exige a las fábricas firmar el Código de conducta de proveedores de Brooks, que certifica que:

  • Cumplen o superan los requisitos del Código
  • Mantendrán registros actualizados y detallados para justificar el cumplimiento del Código
  • Serán transparentes
  • Toda la mercancía de Brooks se producirá respetando las leyes sobre salarios y horas de trabajo
  • Entienden que el incumplimiento del código puede dar lugar a la terminación de la relación laboral

Además, Brooks exige a todas las posibles fábricas completar una evaluación y verificación del Marco de Evaluación Convergente (CAF) del Programa de Convergencia Social Laboral (SLCP) para evaluar las prácticas sociales y laborales y verificar el cumplimiento de nuestro Código.

En 2021, como miembro de la Sustainable Apparel Coalition (SAC) y signatario del SLCP, nos adaptamos a la industria de ropa y calzado al adoptar completamente el CAF del SLCP y reemplazar el enfoque tradicional de auditoría. Esta herramienta de la industria mide las prácticas laborales en fábricas a través de nueve áreas:

  • Reclutamiento y contratación
  • Horario de trabajo
  • Salarios y beneficios
  • Tratamiento que se dispensa a los trabajadores
  • Implicación de los trabajadores
  • Salud y seguridad
  • Resolución de la relación laboral
  • Sistemas de gestión
  • Capacitación de personas y comunidades

El CAF del SLCP se puede compartir mediante: Worldly (a través del Índice de Higg) y Fair Factories Clearinghouse "(FFC)". El SLCP también ha colaborado con Better Work, un programa de la Organización Internacional del Trabajo. Esta colaboración significa que Better Work utilizará la evaluación del CAF del SLCP durante sus evaluaciones para reducir la fatiga de las auditorías y promover el intercambio de datos en el sector. Como miembro de SAC, alentamos a nuestras fábricas a usar Worldly para completar la evaluación SLCP; sin embargo, también aceptamos el informe SLCP a través de FFC y Better Work. De este modo, nos aseguramos de hacer lo que nos corresponde para reducir la duplicación de auditorías y los costes para nuestros proveedores.

La evaluación del CAF del SLCP comienza con una autoevaluación completada por la fábrica, que posteriormente comprueba un verificador aprobado por SLCP para confirmar que las preguntas de la evaluación se han entendido y respondido correctamente y que los datos son fiables. Durante la verificación, los inspectores aprobados revisan las respuestas de la fábrica y hacen un recorrido por las instalaciones. Con la adopción de esta herramienta por parte de la industria, se elimina la duplicación de auditorías y las marcas pueden colaborar con sus fábricas compartidas para utilizar un conjunto de datos que permita impulsar mejoras sociales y laborales en sus cadenas de suministro.

Una vez que las fábricas se incorporan con éxito, evaluamos el total para garantizar el cumplimiento del Código y la ley local usando la evaluación verificada de CAF del SLCP. Usamos un enfoque basado en el riesgo para determinar nuestro nivel de compromiso con los proveedores de materiales de nivel 2 con las fábricas que representan aproximadamente el 80 % de nuestro volumen.

También utilizamos una evaluación del CAF del SLCP para tener visibilidad en otras fábricas de nivel 2 ubicadas en países identificados como de alto riesgo para la mano de obra migrante extranjera. Reconocemos que los problemas de trabajos forzosos de los trabajadores migrantes extranjeros son uno de los retos más graves a los que se enfrenta la industria de la confección y el calzado. Como firmantes fundadores del Compromiso para la contratación responsable, nos comprometemos a trabajar con nuestros socios de la cadena de suministro mundial para crear las condiciones necesarias para que ningún trabajador pague por su trabajo, los trabajadores reciban puntualmente el reembolso de las tasas y costes pagados para obtener o mantener su empleo, los trabajadores conserven el control de sus documentos de viaje y todos los trabajadores sean informados de las condiciones básicas de su empleo antes de salir de casa.

Más allá de las evaluaciones anuales

Si bien creemos que nuestro uso de evaluaciones anuales verificadas del CAF del SLCP son críticas para el éxito de nuestros esfuerzos de suministro responsable, reconocemos que solo describen las prácticas sociales y laborales de una fábrica en un momento específico.  Por lo tanto, tomamos las tres medidas adicionales para garantizar el cumplimiento de las leyes laborales y el código de conducta de proveedores, y para proteger los derechos humanos del personal.

1. Plan de acción correctiva

Después de completar una evaluación y verificación del CAF del SLCP, trabajamos estrechamente con las fábricas en un Plan de Acción Correctivo (CAP) para remediar cualquier problema identificado que no cumpla con nuestros estándares.

En aras de la mejora continua, calificamos a las fábricas dos veces a lo largo del proceso del CAP. La evaluación se califica inicialmente tras la verificación y se vuelve a calificar después de que la fábrica haya tenido dos oportunidades de mostrar mejoras. La calificación final solo incluye los problemas que no se han subsanado por completo. Hay que proporcionar a las fábricas la oportunidad de mejorar para fomentar una relación transparente, motivar a las fábricas para que subsanen los problemas y darles la oportunidad de explicar cualquier malentendido.

Hay tres tipos de calificaciones que puede recibir una fábrica: Satisfactoria, Necesita mejorar y Requiere acción inmediata. Si una fábrica recibe una calificación «Satisfactoria», no se han encontrado problemas en su última evaluación verificada del CAF del SLCP. Si una fábrica recibe una valoración de «Necesita mejorar», es que se encontraron problemas en su última evaluación de CAF del SLCP. Si una fábrica recibe una calificación de «Requiere acción inmediata», es que se encontró al menos un problema crítico durante su última evaluación. Identificamos un asunto crítico como un incumplimiento de alto riesgo de nuestro Código o de las leyes que comprometen los derechos humanos de un empleada.

Si se detecta un problema crítico y una fábrica recibe la calificación «Requiere acción inmediata», Brooks organizará una reunión con la fábrica para tratar el problema, comprender la causa y trabajar juntos para implantar una solución. Las fábricas que se nieguen o no pongan remedio a cualquier problema crítico se arriesgan a romper con Brooks.

2. Encuesta para el personal de fábrica

Para complementar nuestra evaluación anual y CAP, y para mejorar aún más nuestra comprensión del bienestar del personal, implementamos anualmente la encuesta sobre el sentimiento de los trabajadores de ELEVATE con todas nuestras fábricas de calzado de nivel 1. Esta encuesta interactúa directamente con los trabajadores de las fábricas y les proporciona una plataforma para compartir sus puntos de vista. Esta encuesta es totalmente anónima y nos permite escuchar a un número significativamente mayor de empleados que una auditoría tradicional o una evaluación del CAF del SLCP. La encuesta puntúa a las fábricas en cinco aspectos basándose en las respuestas directas del personal: mecanismo de reclamación, salarios y horas de trabajo, bienestar en el lugar de trabajo, medioambiente, salud y seguridad, así como productividad y estabilidad.

Al analizar las puntuaciones de las secciones, obtenemos datos acerca de cómo se sienten los empleados respecto a su retribución, la dirección y el entorno laboral en conjunto. La encuesta sobre el sentimiento de los trabajadores se basa en la información obtenida con una evaluación CAF del SLCP y nos ayuda a desarrollar un conocimiento más profundo del grado de satisfacción del personal. Una vez que recibimos los resultados de la encuesta, nos reunimos con cada fábrica para debatir las preocupaciones planteadas por los empleados. Tras la reunión, los directores de fábrica deben elaborar un Plan de Mejora en colaboración con sus equipos de RR. HH., sindicatos y empleados para abordar los apartados con menor puntuación y garantizar que se identifican soluciones para crear un mejor entorno de trabajo desde la perspectiva de sus empleados. Brooks revisa el Plan de Mejora y sigue colaborando con la fábrica para garantizar la aplicación del plan y los progresos realizados.

3. Visitas de seguimiento a fábricas

Todos los años, en octubre, visitamos nuestras fábricas estratégicas para revisar su rendimiento reciente y garantizar su alineación con las expectativas. Estas visitas están planeadas intencionadamente para octubre, ya que las fábricas ya han completado la evaluación verificada del CAF del SLCP y han trabajado en su CAP. Esto nos permite comprobar en persona que los problemas se han resuelto y se han puesto en marcha los procesos para garantizar que no vuelvan a presentarse. Durante esta visita, también nos entrevistamos con un grupo aleatorio del miembros del personal y líderes sindicales para obtener información sobre las condiciones de trabajo desde sus perspectivas. Nos tomamos este tiempo para asegurarnos de que el personal conoce el Código de Conducta de los Proveedores de Brooks y entiende cómo utilizar el sistema de quejas para informar sobre los problemas si la fábrica no cumple con el Código. Esta reunión se celebra en privado con el equipo de suministro responsable de Brooks para garantizar un espacio seguro y fomentar la conversación abierta.

El equipo de suministro responsable de Brooks también tiene representación en Vietnam, donde se encuentra la mayoría de nuestras fábricas de nivel 1, y en las proximidades de las fábricas ubicadas en países cercanos. Esto nos permite planificar visitas adicionales, según sea necesario, para ayudar a nuestras fábricas en el cumplimiento de nuestras expectativas durante todo el año.

Prácticas de compra responsables

Nos enorgullecemos de los proveedores con los que trabajamos, que ayudan a sacar adelante los productos de Brooks, y creemos que son fundamentales para lograr nuestros objetivos con éxito. Nuestros equipos de suministro, costes, innovación, responsabilidad corporativa, calidad y desarrollo de productos visitan a nuestros socios estratégicos al menos una vez al año para garantizar la alineación entre prioridades, revisar el progreso hacia nuestros diversos objetivos, y fomentar relaciones transparentes y de confianza.

También reconocemos que nuestras prácticas internas de compra podrían afectar a la capacidad de nuestros proveedores a la hora de cumplir con las leyes sociales y ambientales, las regulaciones y nuestro Código. Para conocer la opinión de nuestros proveedores sobre nuestras prácticas internas, colaboramos con el Better Buying Institute (BBI), una organización sin ánimo de lucro que permite a los proveedores calificar de forma anónima las prácticas de compra de sus compradores. Implantamos el Índice de Asociaciones para la Mejora de las Compras (Better Buying Partnership Index, BBPI) en todas las fábricas de nivel 1 y 21 que han sido encuestadas de forma anónima sobre las prácticas de compra de Brooks, como la precisión de la planificación y previsión de la demanda. Una vez finalizada la encuesta, revisamos los resultados en varios departamentos cuyas funciones repercuten en nuestras prácticas de compra, como el cálculo de costes, la responsabilidad corporativa, el suministro y la planificación de suministros. Tras revisar los resultados, determinamos los pasos a seguir en las áreas con puntuaciones bajas para impulsar mejoras basadas en la información facilitada por nuestros proveedores. Nuestra asociación con BBI es nuestro primer paso hacia la evaluación y mejora de nuestras prácticas de compra para garantizar que las relaciones comerciales con nuestros proveedores sean responsables y mutuamente beneficiosas.

1 El 80 % (por gasto en dólares estadounidenses) de fábricas de nivel 2
Mujer empaquetando unas zapatillas en una fábrica

Reducir el impacto medioambiental

Reducir el impacto medioambiental asociado a la fabricación de productos y materiales de Brooks

Empleados fabricando zapatillas en una fábrica
Nuestros objetivos:

  • El 100 % de fábricas dentro del ámbito de aplicación1 completan la evaluación anual del FEM de Higg
  • El total de químicos usados en las fábricas2 cumplen con la MRSL de ZDHC para 2025
  • El 100 % de fábricas dentro del ámbito de aplicación3 alcanza el nivel de aguas residuales ZDHC para metales pesados, convencionales y parámetros MRSL para 2025
  • Reducir el uso de disolventes orgánicos a menos de 25 gramos/par para 2025
     

1 100 % fábricas nivel 1 y el 80 % fábricas nivel 2
2 100 % fábricas de mediasuelas y suelas y textiles de gran volumen nivel 2
3 100 % fábricas de calzado nivel 1, de mediasuelas y nivel 2 y las fábricas textiles de gran volumen nivel 2

Evaluación de la responsabilidad medioambiental

Para lograr reducir el impacto ambiental en las fábricas, evaluamos con la herramienta estándar de la industria, el Módulo Ambiental en la Instalación (FEM) de Higg. Hemos utilizado esta herramienta con las fábricas de ensamblaje final nivel 1 desde 2014, desde 2019 con los proveedores nivel 2, y desde 2022 con subcontratistas nivel 1. Tras la finalización de esta autoevaluación, todas las fábricas deben verificar la exactitud de la misma a través de un verificador autorizado por SAC.

Esperamos que todas las fábricas alcancen el nivel 1 del sistema FEM de Higg. Este nivel de rendimiento indica que la fábrica entiende bien su impacto ambiental y hace un seguimiento de su rendimiento de sostenibilidad. Para mejorar el rendimiento, revisamos cada evaluación verificada e identificamos las acciones específicas que la fábrica tendrá que llevar a cabo para lograr el requisito de rendimiento de nivel 1. Trabajamos con aquellas fábricas que ya han alcanzado el nivel 1, con el fin de desarrollar un plan de acción hacia nuestra expectativa a largo plazo para mejorar progresivamente su nivel de rendimiento de FEM de Higg, lo que indica que la fábrica está implementando prácticas líderes para reducir el impacto ambiental.

Más información sobre las estrategias adicionales que estamos implementando para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestras fábricas de niveles 1 y 2.

Programa de productos químicos responsables

Programa de sustancias químicas responsables

La gestión de los productos químicos es un aspecto importante de nuestro objetivo de reducir el impacto ambiental. La prioridad de nuestro programa de químicos responsables es asegurar que las fábricas que fabrican productos y materiales de Brooks usen solo aquellos que sean seguros para las personas y el planeta.

La lista de sustancias restringidas de Brooks (RSL)  sustenta el programa de productos químicos responsables y define aquellas que restringimos o eliminamos de nuestros productos. La RSL de Brooks se actualiza de forma continua para garantizar que cumple o supera los requisitos normativos globales, incluida la Proposición 65 de California y REACH de la UE. Todos los materiales en los productos de Brooks deben cumplir con nuestra RSL. Comunicamos nuestros requisitos de sustancias restringidas a todos nuestros proveedores a través de nuestra RSL y mantenemos este acuerdo a través del Código de conducta para proveedores de Brooks y el Acuerdo de cumplimiento de RSL, que se firma por todos los proveedores con cada versión actualizada de nuestra RSL.

Nuestro programa de productos químicos responsables va más allá del cumplimiento de la RSL para adoptar una visión holística de la gestión de los productos químicos. Requerimos que las fábricas administren los productos químicos que entran en ella (gestión de insumos), que salen (gestión de productos), y su uso dentro de la fábrica (por ejemplo, almacenamiento, manipulación y gestión del inventario). Nos hemos alineado con la industria de la confección y el calzado en general adoptando la Lista de sustancias restringidas en la fabricación (Manufacturing Restricted Substance List, MRSL) de Cero vertidos de productos químicos peligrosos (Zero Discharge of Hazardous Chemicals, ZDHC), una lista de sustancias químicas cuyo uso intencionado está prohibido, y las Directrices de aguas residuales de ZDHC, que definen las normas y garantizan la seguridad de los vertidos de aguas residuales. Estamos trabajando para lograr el cumplimiento al 100 % de la MRSL de ZDHC y con los cero vertidos de productos químicos peligrosos para 2025. Nuestro programa de productos químicos responsables evalúa el progreso de la fábrica en relación con este objetivo, y trabajamos proactivamente con los socios de la fábrica para identificar áreas donde podemos mejorar las prácticas y garantizar que se cumplan los estándares ZDHC.

Más información sobre nuestro programa de productos químicos responsables y la RSL aquí.